Are you ready for Q4?

Are you ready for Q4?

Are you ready for Q4? 2731 1023 Cris Martínez

Sí amigos, estamos sólo a primeros de octubre, pero desde ya y hasta las Rebajas de enero, ¡empieza la época de inversión publicitaria más fuerte del año! ¿Y por qué? Porque el aumento de compras online está ahí. Ya lo vemos 👁.

Y siendo sinceros, la única forma de gestionar bien este último Q del año, sin incidentes y sin chapuzas, es planificándolo con tiempo.

 

La importancia de un buen retro timming.

No dejes que este año se te eche el tiempo encima. Planifica desde ya, qué fechas son más y menos importantes para tu marca y qué canales son los que necesitas para llegar a tu target. Y en función de esas marcas temporales, ponte a preparar estrategia, materiales y presupuestos para cada una de ellas.

Lo normal es que cuentes con una o varias agencias que te den apoyo en este proceso; si es así, es vital que estén coordinadas y entiendan que todas ellas, trabajan por un objetivo común.

Pero en caso de que no sea así, si ves que no llegas, ¡externaliza tareas! ¿Qué te voy a decir yo desde una agencia, verdad? Pero realmente, el impacto para tu negocio va a ser muchísimo más positivo si estás preparado para competir en estas fechas, que si no puedes participar o dejar tu marca por los suelos con una mala estrategia. Pagar un fee por esto, it’s totally worth it.

Al final, si tú no lo tienes claro, alguien que ya haya planificado estas fechas con anterioridad, te va a saber indicar a la perfección cuánto tiempo de margen necesitas para ponerlo todo en marcha sin disgustos.

 

La estrategia

Planifica todo. Pros y contras de tu línea de comunicación. Plantea un objetivo claro (¿quieres notoriedad, ventas, leads, todo?). Todas las tácticas que puedas permitirte o a las que estés dispuesto para conseguirlo. Los KPIs por los que te vas a guiar. La inversión que necesitas por plataforma, y si puedes cubrirlas todas. Es mejor abarcar menos con certeza, que picotear todas las patas de mala forma.

Dedícale tiempo a esta parte, porque en la mayoría de los casos, queremos ejecutar acciones tan rápido, que con la prisa del que todo salga, se nos olvida que tiene que salir bien.

 

Y recuerda, abre la mente. Porque tu target puede estar fuera de las plataformas que usas habitualmente, y puedes estar perdiendo oportunidades de negocio claves.

 

Medir bien, es clave

De qué nos sirve plantear bien el objetivo de negocio, si no sabemos medirlo luego. Pues bien, aunque parezca sorprendente, es de lo más común encontrarlos con una marca que quiere por ej. ventas, pero nos mide por alcance o impresiones. ¡ERROR!

Hay distintas métricas (no importa si hablamos de redes sociales, Google Ads, display o programática) para medir distintos objetivos. El cruce de datos es fundamental, hasta ahí estamos de acuerdo. Pero no se puede medir una campaña de conversiones por el ratio de link clics que registramos; y esto, para ahorrarnos peleas sin sentido con el cliente o la agencia, es mejor tener claro antes de empezar.

Y ni que decir tiene, que para medir, hay que utilizar bien las herramientas de que dispone cada plataforma. Está genial usar Analytics y las cookies de google para medir el tráfico de AdWords, pero no el de Facebook. Para eso, Facebook nos brinda el pixel.

A veces es un poco tedioso, pero la única forma de medir bien nuestras campañas, y no nos olvidemos de que para eso invertimos, es tener todos los pixeles ¡bien implementados!

Y de que por mucho que nos empeñemos, hay dos factores clave que junto con los pixeles, nos van a permitir tener datos reales:

  1. El primero es la ventana de atribución, pues no todos los productos o servicios tienen el mismo periodo de maduración en la mente del usuario
  2. Y el segundo es el hecho de aceptar, que o utilizamos un adserver, o vamos a tener duplicidad de ventas en las plataformas que utilicemos. Le dedicaremos más tiempo a la navegación del usuario en otro post, pero es muy importante que pensemos como usuarios, y seamos conscientes de que estamos expuestos a mucha información en muchos canales, de forma constante. No solo Google o solo Facebook intervienen en el proceso de compra.

 

La ejecución, en tiempo

Desde mi experiencia en esas fechas en las que se aprueban las creatividades para las campañas una semana tarde, cuando todo se tenía que haber lanzado hace dos días, y todo son prisas, creo sinceramente que lo único que podemos hacer es trabajar con filosofía.

Como os decía, la campaña tiene que salir, pero no de cualquier forma. Y hacer 40 cambios de última hora no ayuda a reducir errores. Así que lo mejor es armarse de paciencia, tratar de revisar las cosas dos o tres veces (de verdad, es más productivo al final), y saber gestionar la ansiedad. No importa si estás en el lado de la agencia o del cliente, no nos olvidemos de que todos somos personas. Y que con prisas y malas formas, rara vez, sale todo bien.

 

El baile

Sí. El baile que hacemos todos (real o mental) cuando una campaña nos sale bien. Ya seamos cliente o agencia, esa alegría, está ahí.

Y si no nos ha salido bien, no quiere decir que haya sido en vano. Cogemos todos nuestros datos, todo nuestro recorrido, lo analizamos, y lo aplicamos mejor la ¡siguiente vez! Porque a base de experiencia es como funcionan estas cosas, y no nos olvidemos de que después del Black Friday llega Navidad. Después de Navidad, Rebajas…

Que no cunda el pánico, que lo importante, es saber reaccionar a tiempo siempre.

 

En resumen, si todo esto que os cuento lo tenéis claro, y simplemente os ha servido de gently reminder, ¡estupendo, estáis listos! Si no es así, o directamente algo de lo que os he contado, os ha sonado a chino mandarín… ¡Estaríamos encantados de ayudaros

Nuestro sitio web utiliza cookies, principalmente de servicios de terceros. Por favor, lea los Términos de Privacidad y / o acepte nuestro uso de cookies.